Endodoncia

¿Qué es la endodoncia?

Las endodoncias son valiosos procedimientos odontológicos utilizados para tratar y conservar los dientes con raíces muy infectadas. La pulpa es la porción viva del diente que se extiende dentro de la raíz y contiene terminaciones nerviosas y tejidos. Cuando se infecta, los pacientes pueden sufrir dolor, inflamación e incluso la pérdida total del diente si no reciben tratamiento. Las endodoncias eliminan las partes dañadas del diente y la raíz infectada. En algunos casos, se prescribe un antibiótico para ayudar a prevenir una mayor infección dentro del diente. La parte orgánica del diente que queda puede restaurarse con una funda o corona que proporcione un aspecto natural y una función normal del diente.

Muchos pacientes asocian las endodoncias con dolor y molestias.
Pero los anestésicos locales y los avances en la odontología moderna han hecho que las endodoncias sean procedimientos muy tolerables que a menudo no son menos cómodos que un empaste estándar. Una vez terminado, un diente restaurado que ha sido sometido a una endodoncia se mezclará con los dientes circundantes – prácticamente indetectable para el ojo medio. Más de 9 de cada 10 intervenciones de endodoncia tienen éxito, y la mayoría de los tratamientos duran muchos años o incluso toda la vida.

Tratamiento del conducto radicular

El tratamiento de conducto radicular de un diente se puede infectar cuando llega a la pulpa de un diente o cuando se propaga una infección bacteriana. Algunos signos de una infección del conducto radicular incluyen:

  • Dolor de muelas intenso
  • Sensibilidad a la temperatura
  • Sensibilidad e hinchazón
  • Absceso recurrente

El tratamiento del conducto radicular se inicia con anestesia local para insensibilizar el diente. El diente se mantiene seco durante el procedimiento con una lámina de goma, que también evita que la infección se propague. El odontólogo utilizará herramientas dentales especializadas para acceder al interior del diente y extraer la pulpa infectada, el tejido nervioso dañado y la caries visible. Una vez eliminado el material no deseado, el diente se limpiará a fondo y se sellará con un material de empaste. Se colocará una corona provisional sobre la superficie del diente para evitar fracturas. Posteriormente, el paciente acudirá a una visita de seguimiento para que se le coloque una corona permanente.

Podría ser candidato a una endodoncia si la caries o los daños han permitido que las bacterias infecten la pulpa del interior del diente. Una endodoncia también podría ser el tratamiento adecuado para usted si prefiere conservar la mayor parte posible de su diente natural en lugar de extraer las partes sanas y enfermas de su diente. Para obtener más información acerca de las endodoncias y si son adecuadas para usted, programe un examen dental y una consulta lo antes posible.

Si usted decide someterse a un tratamiento de conducto, el primer paso en el procedimiento implicará un anestésico local. Una vez que la raíz del diente está entumecido, la parte enferma de la pulpa del diente será eliminada y potencialmente tratada para la infección bacteriana. El diente será sellado y empastado antes de ser restaurado con una corona.

Es normal que los dientes se inflamen después de una endodoncia, lo que puede causar sensibilidad durante los primeros días después del tratamiento. Sin embargo, los hábitos normales de cepillado y uso de hilo dental se puede reanudar inmediatamente después del tratamiento y la restauración se ha completado.

NUESTRAS LOCACIONES

Call Now ButtonCall Now!